Jordi Borja: El PP, sense història i amb histèria

Jordi Borja: El PP, sense història i amb histèria

 

Una plataforma formada en su gran mayoría por personas que han sido desahuciadas por no pagar la hipoteca o el alquiler  ha merecido el Premio de Ciudadanía que concede el Parlamento europeo. La propuesta procedía de Iniciativa per Catalunya y el jurado que  estaba formado por cinco personalidades europeas,  lo presidía un expresidente del Parlamento y del mismo formaban parte dos miembros del PP europeo. La decisión fue unánime. La PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) defiende a los desahuciados, los cuales primero fueron estafados por los bancos mediante cláusulas abusivas contraria a la legislación europea, y luego fueron pagando unas hipotecas exuberantes. Finalmente cuando perdieron el trabajo y retrasaron los pagos fueron  expulsados de su vivienda “manu militari” y en muchos casos quedaron endeudados incluso de por vida. Los mismos bancos que conscientemente sobrevaloraron la vivienda para aumentar la hipoteca ahora recuperan la vivienda, han recibido una parte del costo de la misma y aduciendo que su valor actual en el mercado es más bajo  convierten en deudores a los desahuciados. El gobierno del PP no acepta la dación en pago, es decir que el desahucio liquida la deuda, lo cual es tan lógico como legal en muchos otros países.

El  PP no tiene historia, sus dirigentes y sus portavoces más genuinos, solo pueden tener como historia la del franquismo. En vez de reconocer la labor de la PAH como cualquier persona decente los lideres del PP  se han mostrado escandalizados de que se les conceda una distinción. Como ya no pueden referirse a Moscú como hacían Franco y los tenores de la dictadura ahora sin ninguna base, ni indicio, ni similitud, acusan a la PAH de ser nazis y terroristas, insinúan relaciones con ETA  y el hecho de oponerse pacíficamente a los desahucios y de denunciar a los responsables de los bancos y a sus cómplices políticos lo califican de violencia. Una reacción histérica, como la del vasco Iturgaíz.

La PAH se defiende existiendo y ha conquistado una legitimidad y un reconocimiento en toda España que la ha convertido probablemente en el movimiento social que más adhesión ha recibido de la ciudadanía. El mejor argumento en su favor es el enorme apoyo que ha conquistado en la opinión pública, incluso en amplios sectores del mundo jurídico, incluidos jueces y magistrados. El problema no es la PAH, es el PP.

EL PP no es un partido democrático. No lo es por su origen, refugio de franquistas y neofranquistas, que en muchos casos como Aznar estuvieron contra la Constitución. No lo es por su forma de hacer oposición en el pasado, utilizando la corrupción y la calumnia como estilo permanente de hacer campaña. Y sobre todo no es democrático por la forma y por el contenido de su práctica en el gobierno. No es democrático cuando se pone al servicio de los bancos y en contra de sus víctimas. No lo es cuando aplica una reforma laboral que es contraria a la Constitución y supone una regresión social que nos traslada a las peores épocas del pasado. No lo es tampoco cuando concede privilegios políticos y económicos a la Iglesia. No lo es cuando promueve la privatización de servicios públicos como la sanidad y la educación que son medios fundamentales para reducir las diferencias sociales. No lo es cuando se opone amenazadoramente a la gran mayoría de las fuerzas políticas catalanas y de la opinión pública que quieren que se exprese mediante consulta el conjunto de la ciudadanía sobre su actual inserción en el Estado de las autonomías y el futuro político de Catalunya. La lista podría ser mucho más larga.

El problema no es Catalunya, es España. La solución no es la política de regresión social es agravar el problema. Las manifestaciones en la calle y en contra de gobiernos y bancos no es desorden es orden democrático.

Jordi Borja, La lamentable, 13/06/2013

 

 

You must be logged in to post a comment Login