Lluís Bassets: Xuclar i bufar

Lluís Bassets: Xuclar i bufar

 

Nadie puede tratar mal a su banquero. Es el principio de Hillary Clinton, enunciado a propósito de las relaciones entre Estados Unidos y China, el mayor tenedor de bonos estadounidenses del mundo. El consejero de Economía y Hacienda catalán, Andreu Mas Colell, que gracias a su brillante currículum académico en Harvard pertenece exactamente a la misma escuela pragmática que Hillary, definió ya muy pronto en esta crisis y bien claramente quién era el banquero de Cataluña: el Gobierno de España.

No todos han entendido ni atendido el consejo, aunque cada vez sea más evidente que sin los cheques del banquero Mariano Rajoy su cliente Artur Mas no podrá pagar facturas y nóminas y Cataluña entrará en la suspensión de pagos y la bancarrota. Durante unos meses, desde el subidón nacionalista del pasado 11 de septiembre, muchos han pretendido olvidar el principio de Hillary, y han actuado y hablado como si Rajoy fuera el cliente y no el banquero. También han olvidado que reúne otras potestades nada desdeñables, además de disponer del líquido necesario para alimentar las arcas agostadas de la Generalitat catalana. En sus manos está la negociación con Bruselas sobre el límite en el déficit público en que puede incurrir España y de carambola sus comunidades autonómicas, Cataluña entre ellas. También está en sus manos la renegociación del sistema de financiación catalán, que tiene vencimiento este mismo 2013. Incluso las escasas inversiones en infraestructuras que vaya hacer el Estado en Cataluña en esta lamentable época de vacas flaquísimas que atravesamos depende también de su buena disposición y voluntad.

Rajoy tiene mucha cuerda que soltar en una negociación con Artur Mas y este, en cambio, tiene muy poco que concederle a Rajoy, salvo evitarle dolores de cabeza gratuitos. No es gratuito el dolor que pueda darle a Rajoy con el mantenimiento del pacto de estabilidad parlamentaria firmado entre CiU y ERC, porque es el que le ha permitido mantener la presidencia catalana sin traicionarse, al menos de momento, ante sus electores, como hubiera sucedido en caso de completar la mayoría con los escaños populares o con los socialistas, a falta de la mayoría parlamentaria extraordinaria que buscó y no encontró con el adelanto electoral provocado por una mala lectura de la realidad catalana. Así es como Artur Mas se encuentra comprometido con la ingrata tarea de tener que hacer dos cosas contradictorias: de una parte, hacerse el simpático para poder seguir gobernando y, de la otra, decirle a Rajoy que todo debe conducir al final a un divorcio por las buenas o por las malas. Quiere a la vez la tarjeta de crédito y la carta de libertad.

Para complicarle las cosas, ahí está su socio republicano Oriol Junqueras con cuatro eslóganes tan simples como eficaces. Sin expolio fiscal no habría crisis en Cataluña. Con la independencia, todo quedará solucionado. Solo hay un punto para el diálogo, el momento y la forma de la consulta para la independencia. Cada uno de los recortes que deba hacerse estará acompañado de una enérgica y sonora culpabilización de Rajoy como único y absoluto responsable de la crisis de las finanzas catalanas. Es evidente la dificultad de convencer al banquero con una propaganda tan persuasiva y amable.

Artur Mas es un político y negociador proclive al secretismo y la confusión, tal como acreditó sobradamente en sus pactos de 2006 con Zapatero sobre el nuevo Estatuto catalán, a espaldas de Maragall y de Duran i Lleida. De ahí que encaje bien en su personalidad esta última versión que nos ha proporcionado su último encuentro secreto en La Moncloa, en función de la doble tarea que tiene encomendada. De una parte, dialogar con Rajoy para asegurar que la autonomía funcione; de la otra, mantener imperturbable, al menos en apariencia, el camino hacia la consulta, sumando declaraciones, nombramientos de consultores, aprobación de leyes improbables e instalación de consejos patrióticos que vayan desbrozando esta larga e incierta ruta, al ritmo en que Rajoy vaya soltando su cuerda.

Cualquier brusquedad gestual puede desbaratar los equilibrios entre la credulidad de unos y de otros sobre los auténticos propósitos de Mas. Se entiende así el método oscurantista elegido para reanudar el diálogo, que permite a cada quien lanzar la interpretación más a su conveniencia. La prensa de este jueves ofrece todo el abanico de posibilidades: Rajoy ha cedido o le ha parado los pies y Mas ha cedido o ha cumplido con su compromiso de dialogar con Rajoy sobre la consulta, a escoger según el gusto de cada uno. De momento funciona, en la oscuridad, aunque al final no cabe engaño en la naturaleza de las dos tareas en las que Mas está comprometido. Son abiertamente contradictorias. Si hace una, no puede hacer la otra, y viceversa. Solo la penumbra permite crear la ilusión de que soplar y sorber pueda ser.

Lluís Bassets, El País, 29/03/2013

 

 

You must be logged in to post a comment Login