Andy Robinson: Acuñemos una moneda catalana (o muchas)

Andy Robinson: Acuñemos una moneda catalana (o muchas)

 

Traté de plantear en otro post sobre un nuevo superestado europeo en vías de construcción, tan sensible a los principios democráticos como la República Popular de China que lo que de verdad está poniendo en grave peligro la soberanía democrática de pueblos como el catalán o el español, es el euro.

Es triste decirlo pero el sueño de nuestros padres fundadores, -Felipe González, Jordi Pujol, José María Aznar et alias- todos ellos poco versados en las teorías de áreas óptimas cambiarias, se ha convertido en una pesadilla (aunque no para ellos) en la que todos los pueblos de economías deudoras como la nuestra se encuentran atrapadas en una death spiral (espiral de muerte) de austeridad, recesión y creciente insolvencia. Mientras, ni tan siquiera nuestros carceleros en los países acreedores parecen estar disfrutando demasiado.

Al igual que el patrón oro en los años veinte y treinta, el euro obliga a los países deudores (Francia, Italia, España, Irlanda, Portugal, Grecia) a realizar ajustes interminables en un proceso agonizante de devaluación interna (léase duros recortes sociales y salariales) mientras que los acreedores en el bloque germano no aumenten su propio gasto para ayudarnos a buscar un hueco entre los barrotes lo bastante amplio para salir.

No es fácil vislumbrar una salida de esto que no suponga la pérdida de muchos más derechos y poderes soberanos siempre vinculados al único espacio democrático que el mundo conoce: el estado nación. Pero, como se explica en un artículo en La Vanguardia hoy, en Grecia, con el apoyo de la coalición de izquierdas Syriza, se empieza a buscar formas para intentar recuperar algo de la soberanía económica local, regional y nacional mediante redes de intercambio y la creación de nuevas monedas. ”Hay que complementar el euro con monedas a nivel regional; no son sustitutos de la moneda única sino complementos”, me dijo Leander Bindewald, especialista en divisas complementarias de la New Economics Foundation en Londres. “Lo importante es elevar la diversidad en lugar de sacrificarlo todo ante una sola divisa potente”. Ya ocurre espontáneamente, añade. “En tiempos de crisis las monedas aparecen en todas partes para llenar el agujero”. Geoff Mulgan el fundador del think tank Demos, y ex asesor de Tony Blair, es uno de los defensores de la creación de miles de monedas locales, una idea plasmada en la libra de Brixton diseñado por el NEF y por NESTA, el instituto de Mulgan.

Es posible que las nuevas monedas paralelas sean un sueño imposible de la izquierda utópica pero por lo menos no van a hacer tanto daño como aquel sueño de Helmut Kohl , Felipe González y Jordi Pujol. Y, aplicada al debate sobre soberanía en España y Catalunya, es posible que esto sea una aportación novedosa. Sería un camino hacia adelante para el soberanismo catalán que no pasara por la discutible tesis (que un psicólogo freudiano quizás calificaría como delusionary) de que Catalunya es una economía altamente productiva, exportadora, con una ética de trabajo más del norte luterano que del sur católico o otomano, un país que sí puede vivir con el euro a diferencia de la España retrasada en Andalucia y Extremadura. Gracias a las nuevas teorías sobre redes regionales de trueque y monedas complementarias, quizás el camino independentista podría ser otro: la recuperación de la soberanía mediante la creación de redes catalanas de intercambio, con sus propias divisas. Ya existen a escala local. ¿Por qué no incorporar al debate sobre el soberanismo la economía alternativa local y regional, con redes de trueque y monedas complementarias? ¿Por qué no inyectar el espíritu ácrata en el catalanismo como en otros tiempos?

Hay ejemplos históricos muy interesantes. En julio de 1932, mientras se profundizaba la Gran Depresión, el alcalde del pequeño pueblo austriaco de Wörgl, en la frontera con Baviera, tomó una decisión radical. Bajo la influencia de las ideas revolucionarias del Silvio Gesell, ministro de Hacienda en el soviet de Baviera en 1919, el Ayuntamiento de Wörgl creó una nueva moneda paralela al chelín austriaco. No era una divisa cualquiera, ya que perdía valor si no se gastaba. Gesell había propuesto crear dinero local oxidable, es decir, que debería ser gastado o invertido con el fin de reactivar la economía en tiempos en los que el miedo escénico paralizaba toda actividad económica.

Fue una idea aplaudida por el líder de la revolución contra la ortodoxia en el Reino Unido y EE.UU., John Maynard Keynes, que consideraba las ideas de Gesell como una forma de superar la parálisis económica creada por la llamada trampa de la liquidez en la que el miedo desincentivaba toda actividad económica de consumo o inversión.

En Wörgl se utilizó la nueva moneda para pagar a funcionarios del Ayuntamiento, a los trabajadores contratados para un nuevo programa de obras públicas municipales, así como los subsidios a los parados. La clave de este freigeld (dinero gratuito) para reactivar la economía local era que se tenía que comprar un sello que se pegaba al billete cada mes que pasaba sin gastarlo. La gente dejaba de ahorrar y gastaba libremente, lo que elevó la velocidad de circulación del dinero y dio un fuerte impulso a la economía local. Es más, hasta pagaba sus impuestos retrasados en la moneda local. Al cabo de un año se había eliminado el desempleo en el pueblo, y el Ayuntamiento estaba en superávit.

Pasó algo parecido en Suiza en los años de la Gran Depresión cuando un grupo de empresarios decidió que no iba a pagar tipos de interés tan prohibitivamente altos como los que pedían los bancos y crearon su propia moneda, que les permitiría establecer un sistema de crédito interempresarial sin intereses. La red Wir aún existe hoy y ha crecido hasta contar con 60.000 socios.

Luego en Argentina durante la crisis a finales de los noventa, se multiplicaron las monedas alternativas y decenas de miles de usuarios crearon auténticas economías paralelas a la restrictiva caja de conversión con el dólar, recetada por el FMI (aprendió su lección). Aunque, al final, la falsificación acabó con el experimento de autogestión argentina.

Bindewald y otros economistas ecológicos -notablemente los del think tank alemán Monneta.org- creen que divisas regionales o locales pueden ayudar a evitar el colapso del euro. Syriza, en Grecia, está apostando por esa idea también. “Las divisas paralelas se están adoptando para complementar el euro en países y regiones subnacionales”, explica Christian Gelleri, uno de los economistas alemanes que están detrás del experimento de la localidad alemana de Chiemgau que creó una moneda paralela oxidable en el 2003. Otros ejemplos son los municipios británicos de Bristol y Brixton, que crearon monedas locales con fecha de caducidad para acelerar la velocidad de circulación y estimular la actividad económica.

Quienes de verdad quieren recuperar soberanía para Catalunya y para el resto de los pueblos europeos sometidos al yugo del euro podrían seguir su ejemplo y , en lugar de soñar con una Catalunya tan hecha a la medida del euro como los empresarios de Munich, ir preparando una moneda catalana independiente (o varias) en honor de Silvio Gesell y del revolucionario soviet de Baviera de 1919.

Andy Robinson, Diario Itinerante, La Vanguàrdia, 07/12/2012

 

 

One Response to "Andy Robinson: Acuñemos una moneda catalana (o muchas)"

  1. Eduardo R.   22 de maig de 2013 at 19:18

    Nuestra mente cuando soñamos se vuelve un mundo completamente insolito e inesperado, en el que normalmente no tenemos ni la menor idea de lo que puede suceder en el trascurso de nuestro sueño.

    En realidad, nadie sabe a ciencia cierta el motivo de por que soñamos. Algunos dicen que nos sirve para hacer que la mente se libere y suelte todo su potencial. Una vez dicho esto, podemos averiguar por que soñamos en un mundo libre de toda regla. Y es por que cuando estamos durmiendo en un estado profundo, nuestra razón se queda en silencio.

    Según unas estadisticas, se dice que a lo largo de toda nuestra vida, pasaremos unos 3 años soñando de media. ¿Increible verdad? 3 años en un mundo libre.

    Las cosas que nos pasan al cabo de los días se almacenan en una parte de la memoria llamada ”temporal”, y del echo de por que soñamos se deriva que la mente elimina algunas cosas y guarda otras. Hay cosas que nos han sucedido, como por ejemplo cosas que hemos sentido a lo largo del día que ni siquiera tenemos ni idea de que lo hemos sentido. Es muy importante saber esto, dado que en ocasiones teneis sueños que os dejan muy intrigados, como sentir celos por la pareja, y en realidad no sabeis por que soñamos esto.

    Yo te diré por que soñamos esto, tu sentimiento, vea un ejemplo real de interpretación de los sueños, soñar con un exnovio aquí, se ha quedado guardado en tu memoria temporal, y cuando dormías soñaste algo, ese algo quiere decir siempre alguna cosa en concreto. Como si tu mente intentase decirte algo importante. Como por ejemplo puede ser: ”escuacha, tu no te mereces esto”, o ”estate atento/a con esta persona que quizas te la juegue cuando te descuides”.
    Por ello y bajo mi puntode vista, es muy importante saber que significan los sueños e interpretar su significado.

You must be logged in to post a comment Login