Gideon Rachman: La fruita prohibida de la independència

 

El primer ministro británico David Cameron ha acordado la celebración de un referéndum sobre la independencia escocesa en 2014 y España ha declarado que una votación similar en Cataluña es inconstitucional. La decisión británica es muestra de madurez política, mientras que la española posiblemente avivará las crecientes exigencias secesionistas.

 

Al llegar a Escocia hace unos años, me encontré con un póster que presumía de que Glasgow tenía “la latitud de Smolensk y la actitud de Barcelona”. Era el ejemplo perfecto de la mezcla de camaradería y admiración con la que los escoceses observan a Cataluña. Barcelona, la capital catalana, tiene muchas cosas que los habitantes de Glasgow envidian: un clima mejor, una gastronomía mejor y un fútbol mejor. En un sorprendente homenaje a Cataluña, los escoceses incluso eligieron a un arquitecto de su capital, Enric Miralles, para que diseñara el nuevo edificio de su parlamento.

Sin embargo, ahora son los catalanes los que tienen un motivo para envidiar a Escocia. El lunes se confirmó que en 2014 Escocia celebrará un referéndum sobre la independencia. El Gobierno catalán daría lo que fuera por poder celebrar su propia votación sobre la independencia, pero el Gobierno español de Madrid ha bloqueado con determinación esta posibilidad.

España está intentando frustrar el movimiento de la independencia catalana mediante un dilema jurídico sin salida. El Gobierno central afirma que los nacionalistas catalanes deben respetar la Constitución española. Y según su Constitución, es ilegal convocar un referéndum sobre la independencia.

Pragmatismo frente a legalismo

Los británicos han adoptado un enfoque que es más pragmático y al mismo tiempo audaz. El primer ministro David Cameron podría haber insistido fácilmente en que sólo el Gobierno británico tenía el derecho legal de organizar un referéndum. Sin embargo, ha dejado que los escoceses organicen una votación sobre el futuro de su nación, con la condición de que la única pregunta en la papeleta sea la de la independencia.

Desde un punto de vista judicial y prudente, el enfoque del Gobierno británico parece más sensato. Cameron, al igual que el presidente español Mariano Rajoy, es conservador y patriota. A ambos les espantaría ver cómo se dividen sus naciones. Pero el Gobierno británico ha reconocido que, al ascender al poder en Edimburgo, los nacionalistas escoceses se han ganado el derecho democrático de convocar un referéndum sobre su objetivo de independencia, añorado desde hace tanto tiempo. No tiene sentido intentar buscar formas legales para frustrar su objetivo.

El enfoque del Gobierno británico, si bien es arriesgado, también es astuto desde un punto de vista psicológico. Decir a alguien que hay algo que está terminantemente prohibido, es la forma más segura de avivar su deseo de hacer eso precisamente. Este principio, que se estableció por primera vez en el Jardín del Edén, se aplica por supuesto también a la Cataluña moderna. En cambio, puede que resulte un tanto desalentador para los nacionalistas escoceses el hecho de que una reciente encuesta de opinión demostrara un mayor apoyo a la independencia escocesa en Inglaterra que en la propia Escocia.

Paralelismos fascinantes

Los paralelismos entre las causas escocesa y catalana son fascinantes. En ambos lugares, los nacionalistas se remontan a principios del siglo XVIII como la fecha de su pérdida de independencia. Los escoceses firmaron el Acta de Unión con Inglaterra, con lo que se creó Gran Bretaña en 1707, tras una operación colonial fracasada llamada el Esquema de Darien y con la que Escocia casi cae en la bancarrota. Los nacionalistas catalanes datan su pérdida de independencia en 1714 [en la Guerra de Sucesión, los catalanes se aliaron con el bando austracista, perdedor], con la caída de Barcelona. En un reciente partido de fútbol entre el Barcelona y el Real Madrid, los nacionalistas catalanes señalaron el aniversario coreando cánticos independentistas en el minuto 17 y 14 segundos del partido.

Tanto los nacionalistas escoceses como los catalanes han utilizado a la UE para reforzar la defensa de la independencia. Se afirma que una Escocia o una Cataluña independientes no deben temer el aislamiento, ya que las nuevas naciones serían miembros del gran club europeo y por lo tanto podrían combinar la independencia con la seguridad de la pertenencia a la UE.

Algunos intelectuales escoceses también alegan que la hostilidad hacia la UE es un vicio específicamente inglés y que los escoceses son mucho menos chovinistas. Esta idea gusta mucho en Bruselas, donde la posibilidad de que la secesión escocesa pueda castigar a los ingleses por su euroescepticismo alegra a ciertas personas. En realidad, las encuestas de opinión indican que los escoceses son sólo un poco menos hostiles hacia la UE que los ingleses. En una reciente encuesta, el 60 por ciento de los votantes ingleses afirmaban que querían salir de la UE, una idea compartida por el 50 por ciento de los escoceses.

Sin cambios respecto al euro

La crisis económica en la eurozona ha hecho que los nacionalistas escoceses resten importancia a la cuestión europea en su campaña. Ahora afirman que una Escocia independiente no intentaría unirse al euro de inmediato, sino que mantendría la libra como moneda, en billetes escoceses, como ahora.

En cambio, España se encuentra en medio de la crisis del euro, por lo que el resto de la UE sigue siendo una buena alternativa en comparación. La mayoría de catalanes insiste en que su nueva nación seguiría siendo parte del euro.

Sin embargo, existe una gran diferencia entre el caso escocés y el catalán que ayuda a explicar la diferencia de actitudes en Madrid y en Londres. En Escocia habitan 5,2 millones de una población total británica de unos 62 millones y los ingleses por lo general consideran que los escoceses viven en gran medida de las subvenciones del resto del país. (Los nacionalistas escoceses lo niegan.) En cambio, Cataluña posee 7,3 millones de habitantes de una población española total de 47 millones y es una de las regiones más prósperas del país. Su pérdida sería un revés terrible para España.

Aún así, incluso a los ingleses les costaría algo mantener la compostura si Escocia realmente votara a favor de la independencia en 2014. Personalmente, espero que tanto Gran Bretaña como España consigan mantener su unidad. Pero si es así, también debe ser con consentimiento. El Gobierno español debería dejar de escudarse en la ley y dejar que se celebre un referéndum en Cataluña. No hay ningún matrimonio que pueda sobrevivir simplemente declarando que el divorcio es ilegal.

Gideon Rachman, Financial Times, La Lamentable, 17/10/2012

 

 

You must be logged in to post a comment Login